martes, 22 de abril de 2014

Solos

No se sabe qué ha pasado, pero cuando los distintos niños protagonistas de esta historia se despiertan por la mañana el mundo ha cambiado radicalmente: todos los adultos han desaparecido. Con este inquietante punto de partida arranca uno de los cómics más divertidos y completos que he leído.

Apto para cualquier edad, pero idóneo para lectores adolescentes, y especialmente como modo de acercamiento al mundo de la historieta. Con guión de Fabien Velhmann y dibujos de Bruno Gazzotti, Solos recuerda a El señor de las moscas en lo que tiene de supervivencia de unos niños sin la supervisión de los adultos, y a Perdidos o a Flashforward en el misterio en que se envuelve todo el relato por un fenómeno inexplicable. Los personajes están muy bien elegidos, con representación de distintas edades, sexos, procedencias y culturas, con lo que resulta sencillo que el lector se identifique con alguno de ellos.

Útil también para trabajar la estructura narrativa, los personajes o el espacio y el tiempo; y para establecer dilemas sobre algunos comportamientos ante situaciones extremas, de colaboración o de civismo.