domingo, 9 de noviembre de 2014

Clásicos adaptados

La editorial SM tiene una colección de clásicos de la literatura adaptados al cómic. Su página web es innavegable, así que no soy capaz de encontrar el listado de publicaciones de esa colección y no os lo puedo ofrecer. He leído varios, y el nivel es muy desigual, aunque entran en este blog porque todos ellos tienen como público a los estudiantes.

En primer lugar están los pesos pesados, de recomendadísima lectura para cualquier estudiante de la ESO o el Bachillerato, y que puede ser un buen apoyo para la asignatura de Lengua castellana o Literatura universal, o como simple fomento de la lectura:

  • La isla del tesoro (Frédéric Simon, David Chauvel)
  • Frankenstein (Marion Mousse)
  • Robinson Crusoe (Christophe Gaultier) [Ya comentado en este blog]
  • Los tres mosqueteros, I y II (Morvan, Dufranne y Rubén)
  • La vuelta al mundo en ochenta días (Ande Soleilhac y Loic Dauvillier)
Muy buenas adaptaciones todas ellas, tanto por mantener en lo esencial la trama y la caracterización de los personajes como por conservar su carácter de clásico legible por jóvenes y adultos. Digamos que, como sucede en cualquier buena adaptación, en estas versiones se está leyendo en lo esencial a sus autores originales.


La segunda tanda me hace pensar que, aún siendo de la misma editorial, no pertenecen a la misma colección, porque todas ellas parecen responder a premisas radicalmente distintas (lo cuál exculpa, al menos en parte, a guionistas e ilustradores). Se trata aquí de hacer versiones ligeras de clásicos españoles que hoy suponen una lectura muy exigente para un lector adolescente, una especie de paseo rápido por los libros originales que termina por no conseguir ninguno de sus objetivos: siguen siendo igual de dificultosas o incomprensibles y además apenas guardan del modelo algo más que un resumen del rincón del vago. Se salva, quizás, talento de su autor aparte, por que el original es un relato breve, El monte de las ánimas, adaptado por David Rubín.
  • El monte de las ánimas (David Rubín)
  • Don Juan Tenorio (Begoña Oro y Abraham Pérez Pérez)
  • Lazarillo de Tormes (Enrique Lorenzo)
  • Amadís de Gaula (Ricardo Gómez y Emma Ríos)

 
 


En Lazarillo, Don Juan y Amadís asistimos a obras salvajemente mutiladas, hasta el punto de que sobre todo en las dos últimas, resulta harto complicado entender lo que sucede, cuál es la trama y hacerse una idea mínimamente fiel de cómo es el original. Es decir, que ni se consigue el deseo de acercar los clásicos a los nuevos lectores ni el de entretener. Una pena.