domingo, 9 de noviembre de 2014

Khalid

Rachid es un adolescente marroquí que vive en un centro de menores en Barcelona, y que roza peligrosamente la delincuencia, incapaz de adaptarse a las normas y la ayuda que le ofrecen. Khalid es su hermano pequeño, que inicia el peligroso viaje desde Marruecos a Barcelona para reunirse con él. El guión de Damián va mezclando ambas tramas, que representan la realidad y la esperanza, el presente y el futuro de una misma cara, para mostrar el durísimo día a día en el mundo de la inmigración ilegal sin medias tintas, ni edulcorantes. Se refleja el impagable trabajo de los educadores y su labor casi siempre paliativa, pocas veces regenerativa y muchas frustante.

El dibujo de Jordi Pastor, para mi gusto, es poco definido, hace difícil el seguimiento de algunos personajes y ofusca un poco la claridad del guión. En cualquier caso, Khalid (Norma Editorial, 2013) es un recurso estupendo para trabajar en los últimos cursos de la ESO y el Bachillerato aspectos de tutoría, ética, derechos humanos o civiles. Es importante que el lector adolescente lea tanto el prólogo (del juez de menores Emilio Calatayud) como el epílogo escrito por Damián, pues explican por qué estos menores tienen y causan tantos problemas, pues el cómic puede dejar una impresión excesivamente negativa sobre su actitud.